Puestas de sol desde el Pazo de Raxoi


Trabajar en una ciudad como Santiago también tiene sus ventajas y una de ellas es poder dar un paseo por esta monumental ciudad de camino a casa.
 
Ese día Anxo me estaba esperando y fotografiando en la calle, así que cuando salí fui a su encuentro en la Praza do Obradoiro. De hecho, aparece en la foto superior y si quieres, puedes jugar a encontrarlo si te apetece un pasatiempos.

Mientras le quitaba las fotos me fijé en lo que sucedía detras de la Casa Consistorial y pareció un espectáculo de luz y color.
 
Había un vehículo aparcado que en parte estropeaba la foto hasta que le dió por irse y ahí fue cuandoaproveché un momento en el que pisó el freno para poder componer con puntos de luz que además se reflejaban en la húmeda piedra del suelo y de esa forma completar el contraste cromático.

Comentarios

Publicacións populares